Boletin de Vida Christiana

Cómo puede ser sanado

Dios tiene muchas manera de sanarnos con base en la obra redentora de Cristo. Es algo por lo que Jesús ya pagó; algo por lo que sufrió. Su deseo de que usted sea sanado y camine en sanidad divina es la razón por la que Él pasó por tanto dolor y sufrimiento. Él estaba tomando sobre sí mismo el dolor y el sufrimiento de la humanidad. Por lo tanto, Él estaba haciendo que la sanidad estuviera disponible para usted a través de muchas avenidas. Los cuales son:

1. Sanidad por medio de la imposición de manos (Lucas 4:40)

No les dijo que no era la voluntad de Dios que fueran sanados. Todos los que vinieron a Jesús fueron sanados. Sin excepción.

2. Sanidad a través de la liberación (Mateo 8:16)

Los demonios pueden ser la razón por la que la gente está enferma en su cuerpo. Posiblemente tenga un espíritu de enfermedad. También consulte Lucas 8:2.

3. Sanidad gracias a romper maldiciones (Gálatas 3:13)

Hay personas aquejadas con demonios generacionales de enfermedad como diabetes, hipertensión, ciertas condiciones cardiacas y más. Si hay una maldición generacional que está activando la enfermedad en su cuerpo, sepa que gracias a que Jesús fue hecho maldición por nosotros, usted le puede decir al diablo que no puede poner esta enfermedad en su cuerpo. Dígale: "No me importa si mi mamá, mi abuela o mi bisabuela tuvieron esta enfermedad; la maldición se termina aquí. La rompo en el nombre de Jesús". ¡Comience a levantarse y utilice su autoridad! Diga: "No soy maldito. Estoy bendecido. Mi cuerpo es bendecido con sanidad, en el nombre de Jesús".

4. Sanidad por medio de ungir con aceite (Marcos 6:13)

Ungir con aceite representa al Espíritu de Dios y la unción. La unción es lo que echa fuera la enfermedad y la dolencia de nuestro cuerpo. La unción rompe yugos de cautividad (Isaías 10:27), y la enfermedad es una forma de cautiverio.

5. Sanidad a través de la fe (Marcos 11:23)

Para algunas personas, la enfermedad es una montaña. Siempre está en su camino. Parece que es algo que no pueden vencer. Pero Marcos 11:23 dice que cuando uno tiene fe y no duda, puede hablarle a la montaña y se va a mover. Así que háblele a esa montaña de enfermedad; ¡no la escale! Usted tiene que hablarle a las montañas: "¡Lupus, eres removido y echado al mar!", "¡Cáncer, eres removido y echado al mar!", pero no dude en su corazón. Por eso es que tiene que tener cuidado de guardar su corazón. No pase el tiempo con personas que dudan. Mantenga su corazón libre de duda e incredulidad. Va a venir un tiempo en el que usted va a tener que hablarle a ciertas cosas. Cada vez que una montaña se interponga en su camino, en lugar de que usted se dé la vuelta y salga corriendo, necesita enfrentarla y decir: "¡Quítate!". Crezca en fe. Abra su boca y háblele a la enfermedad. Diga: "Le ordeno a esta enfermedad que deje mi cuerpo en el nombre de Jesús". Marcos 11:23 dice: "[...] lo que diga [...]". Esto ni siquiera se trata de la oración. Esto es solamente hablar y decir. ¡Solamente habrá que decir ciertas cosas! "Lo que diga le será hecho".

6. Sanidad mediante poder o un toque (Marcos 5:29-30)

El poder de Jesús puede estar en usted si ora y ayuna. Lucas 6:19 dice: "Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos". La adoración es una manera de estirar la mano y tocar el corazón de Dios. Los verdaderos adoradores saben cómo entrar en la presencia de Dios. A medida que usted se acerque en adoración pura, será como las multitudes de la época de Jesús: "Y le rogaban que les dejase tocar solamente el borde de su manto; y todos los que lo tocaron, quedaron sanos" (Mateo 14:36). "Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren" (Juan 4:23). ¿Es esta su hora?

7. Sanidad mediante la presencia de Dios (Lucas 5:17)

"Y el poder del Señor estaba con él para sanar". La alabanza y la adoración tienen el propósito de invitar la presencia de Dios de manera que la gente sea sanada. No es calistenia para el mensaje.

8. Sanidad a través de la oración (Mateo 21:22)

La palabra "todo" incluye la sanidad. Santiago 5:16 dice que debemos confesar nuestras faltas y orar unos por otros para que seamos sanados. Algunas veces la sanidad no viene hasta que uno confiesa sus faltas y deja que alguien ore por él. Algunas veces la clave es la humildad.

9. Sanidad por medio de dones de sanidades (1 Corintios 12:9, 28)

Cuando Jesús dejó la tierra, dijo que haríamos mayores obras que las que Él hizo. También dijo que enviaría un ayudador para instruirnos y guiarnos en esas obras mayores. El Espíritu Santo vino entre los hombres para hacer su morada dentro de nosotros, dándonos la capacidad sobrenatural de llevar a cabo las obras de Cristo. Él lo logra gracias a que nos enviste de varios dones que trabajan juntos para traer a su pueblo a una relación con Dios. Unos de estos dones son los dones de sanidades (lea 1 Corintios 12:7-11, 28).

10. Sanidad gracias al ayuno (Isaías 58:8)

Cuando usted ayuna según la manera en que Dios lo guíe, Él dice que "entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria del Señor será tu retaguardia". Según este versículo, usted será sanado cuando ayune, pero todavía mejor, el ayuno puede servir como medicina preventiva. Dice: "La gloria del Señor será tu retaguardia". En otras palabras, la enfermedad no le puede llegar por sorpresa. Dios le cuida las espaldas. Mientras todos los demás están contagiándose de influenza AH1N1, usted está saludable. Aunque no hay cura para el resfriado común, usted navega a través de la temporada de frío sin un solo síntoma, estornudo o tos.

Luego están esos momentos en lo que nada más funcionará excepto el sacrificio de no comer, un tiempo de rendir su carne al Espíritu de Dios que trae vida. Jesús habló de esto en Mateo 17:21: "Pero este género no sale sino con oración y ayuno".

11. Sanidad por medio de la Palabra (Salmos 107:20)

La Biblia dice que Dios "envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina" (Salmos 107:20). También sabemos que la Palabra de Dios no vuelve a Él vacía. Sino que hace todo aquello por lo que fue enviada (Isaías 55:11). Si Él le habla sanidad, entonces usted es sanado. Jesús dijo que no solamente de pan viviría el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Por eso es que es tan importante para su sanidad aprender y meditar la Palabra de Dios. Declare que según la Palabra de Dios usted "no morirá, sino que vivirá, y contará las obras del Señor" (Salmos 118:17). Lea la Palabra. Confiese la Palabra. Obtenga versículos que hablen de sanidad. Confíe en Dios porque su Palabra hará en usted todo lo que Él quiere.

12. Sanidad a través de paños o ropa (Hechos 19:11-12)

La unción de sanidad es transferible. Puede ser por la ropa. Es tangible (leer Mateo 14:35-36). Hemos orado sobre paños de oración en mi iglesia, y la gente ha sido sanada. Hace años mientras estaba predicando en Etiopía, me quité la camisa después de ministrar y la corté en pequeños pedazos de tela. Los repartimos entre las personas reunidas, y escuchamos muchos testimonios de sanidad. Una persona quemó la tela en casa de su madre enferma, y el humo del paño la sanó. Ya tenía en cama muchos años, y se levantó de la cama sanada. En otros países no tienen doctores y hospitales como nosotros en los Estados Unidos. Ellos tienen que creer en Dios. Están desesperados por la sanidad. No tienen todas las medicinas de prescripción, seguros de salud, Medicaid y Medicare. Así que vienen a las reuniones creyendo que si no obtienen su sanidad allí, no van a salir del problema. Tienen una alta expectación y una alta fe. Dios honra la fe.

--Extracto tomado del libro Oraciones que traen sanidad de John Eckhardt. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso


anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio