Boletin de Vida Christiana

Cómo andar en santidad

Él primero nos llama y luego nos pide que abandonemos todo lo demás. Él pide que estemos quebrantados y que nos apartemos de nuestros deseos terrenales. Él dice: "Si alguno viene tras de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Mr 8:34). Esto es un llamado a sacrificar todas las cosas de nuestras vidas en el altar de Dios. Es un llamado a decir no a la forma de vida mundana y a seguir a Jesucristo sinceramente.

Pero después de esta entrega viene su promesa: "Fiel es el que os llama, el cual también lo hará" (I Ts 5:24).

Vengo a ti con la convicción de que Jesucristo hará la obra en nuestras vidas si le damos permiso para hacerlo.

Algunos meses atrás un joven de mi congregación me hizo esta pregunta: "Pastor, ¿cuánto tiempo va a predicar sobre santidad?"

Le contesté: "¡Hasta que la iglesia entera se arrepienta! Hasta que la santidad de Dios sea completa en la congregación!". ¿Por qué no creer que Jesús, el sanador, es también el santificador? ¿Por qué no creer que todos los hombres, mujeres y niños pueden vivir en pureza?

Este tipo de comisión no significa que jamás cometeremos ningún pecado, porque somos humanos y frágiles. Pero podemos decir: "Si permanezco en la gracia del Señor, yo puedo andar en caminos de santidad". Porque busqué santidad y recibí la santificación por fe, puedo afirmar con Pablo: "Mi conciencia está limpia" (I Co 4:4).

Cuan maravilloso es cuando podemos estar parados firmemente ante el Señor y decir: "Mi conciencia está limpia. Por la gracia de Dios, por la sangre de Jesucristo he sido purificado de todo mal". El Señor pone su "tesoros en vasos de barro para demostrar que el poder es de Dios y no nuestro" (II Co 4:7).

Si tú eres un vaso de barro, entonces eres un candidato a recibir la impartición del poder de su santidad. ¡Sólo pídelo y lo recibirás!

-- Extracto tomado del libro, ahora también disponible en tamaño bolsillo, El fuego de su santidad de Sergio Scataglini. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio