Dios te bendecirá, no importa donde vayas


Puedes suspirar y decir: "¡Ay, qué alivio!", porque Dios te bendecirá, no importa donde vayas. La vida de Jacob cambió para siempre cuando supo que Dios lo bendeciría dondequiera que estuviese. Estés cerca o lejos de tu casa, Dios te bendecirá.

Tus pies pueden llevarte a todas partes, pero ¿podrían alejarte tanto de Dios que no pueda bendecirte? ¡No! Esa es una gran promesa de Dios. Piensa en una manera divertida de hacerte un recordatorio y colócalo tal vez en tu zapato. Toma un imperdible y ponlo en una de tus zapatillas deportivas. O utiliza cintas rizadas para amarrarte las zapatillas. Quizás, con pintura de teñir telas, podrías dibujar un símbolo que sólo tú entenderías su significado como, por ejemplo, una estrella o una figura divertida en colores. ¡Pídele permiso a tus padres primero! Según tus pies te vayan llevando durante la semana, mira hacia donde tienes colocado el recordatorio y recuerda que Dios te bendecirá dondequiera que vayas.

Dile a tres personas por lo menos lo siguiente: "¡Sé que Dios está conmigo ahora mismo!". Pon atención a lo que digan. ¡Tal vez tu mensaje les haga pensar acerca de cuánto Dios desea estar con ellos también! Según vayan pasando los días, no olvides que Dios está ahí junto a ti, en todo lugar que estés. Cuando termine la semana, tómate un minuto para alabar a Dios. Agradécele y alábalo por haberte bendecido en todos los lugares y las formas en que lo hizo. Quizás podrías contarle a una de tus amistades una de esas bendiciones y preguntarle cómo Dios la ha bendecido.

Verso para memorizar

He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.
Génesis 28:15

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio